google-site-verification=ldFPMJs5-yw4C3ux8Xv8ENWEiUVKr0YQXFz1pwdIcXE
top of page

Re-BIO-lución: la revolución de la moda liderada por biomateriales.


Bolsos de cuero hechos de café, sedas de cáscaras de naranja, textiles alternativos creados a base de piña y mundos enteros bio-fabricados con la ayuda de organismos vivos. Suena… futurista verdad? Pero ¿Si fuera una realidad inminente? Si el futuro ya estuviera aquí, si las respuestas se encontraran bajo nuestras narices ¿qué haríamos con ello?


Los escenarios antes mencionados lejos están de ser hipotéticos, todos son ejemplos de fascinantes creaciones aparecidas de la mano de emprendedores a lo largo del mundo que aún buscan su lugar en el mercado, inventos cuya formulación se basa en materia prima biodegradable y por lo tanto amigable con el medio ambiente. La importancia de estos nuevos descubrimientos recae en que pueden ser la respuesta necesaria para enfrentar la gran crisis en la que estamos inmersos, que según los reportes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), solo tiene una ventana de tiempo de diez años. Como humanidad tenemos solo una década para llegar a cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible antes de llegar al límite de la emergencia ambiental y encontrarnos con un panorama irreversible.


Hasta ahora la industria muestra mejorías leves y pausadas, los datos de años anteriores parecen no mejorar y la contaminación datada en 2018 con niveles del 20% de polución de todas las aguas residuales, el 10% de las emisiones de carbono globales y el 24% de la implementación de insecticidas a nivel mundial para su producción cuando su el uso del suelo para la plantación de su materia prima representa solo 5% (Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa, 2018) todavía forjan una de las problemáticas más grandes de la cadena.


Ahora bien, transformar un sistema que ha crecido vorazmente y ha demostrado ser extremadamente rentable no parece viable, en gran medida porque aún existe una resistencia considerable al cambio. La industria no se ha replanteado los cimientos de sus métodos porque ha enfocado sus esfuerzos en reducir el impacto negativo de las prácticas sin modificar en absoluto el caudal de sus ganancias o su ya conocido sistema de manufactura. El greenwashing, las soluciones deficientes como los textiles realizados parcialmente con biomasa , pero aún así no biodegradables y la falta de trazabilidad de las cadenas de suministros, aún se avistan en el horizonte de un mundo insostenible. Entonces, si la producción convencional ya ha sido cuestionada y ninguna de las soluciones encontradas representa un cambio realmente efectivo en materia de sustentabilidad, tal vez la respuesta sea producir de manera no convencional.


La respuesta del mañana se entrelaza entonces con las raíces de una humanidad consciente, con la naturaleza y con sus recursos renovables. Los nuevos materiales emergentes encajan perfectamente en una economía circular, no solo por el origen orgánico de su composición o por su eficiente degradación, sino también por la posibilidad de utilizar residuos de otras industrias (especialmente alimentos) para obtener su materia prima. Dando cientos de acabados y texturas para explorar, son estos nuevos elementos los que conformarán el futuro del mundo y se insertarán en una economía circular.




Como aldea global tenemos poco tiempo y en lugar de soluciones de extravagantes dimensiones necesitamos este tipo de pequeños pasos en la dirección correcta. Como expone Suzanne Lee en su TEDtalk de 2019, el gran volumen de conocimientos e innovaciones sobre nuevas alternativas para el sistema ha venido de la mano de pequeños y medianos emprendedores, desarraigados del atractivo del capitalismo y con la mirada prendida en un mundo visto bajo la lente de la sostenibilidad. Ideas novedosas, llamativas y ante todo funcionales, están siendo incubadas en pequeños equipos interdisciplinarios que, mediante el uso de la tecnología como potenciador, demuestran que un paradigma de moda circular en el que los textiles y fibras se mantienen en su valor más alto durante el uso y nunca terminan como desperdicio, es posible. Tal vez el futuro ya esté aquí y solo nos quede acogerlo.


Referencias:

Naciones Unidas (2018), La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible: una oportunidad para América Latina y el Caribe (LC/G.2681-P/Rev.3), Santiago. Recuperado de: https://www.cepal.org/es/publicaciones/40155-la-agenda-2030-objetivos-desarrollo-sostenible-oportunidad-america-latina-caribe

Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa. (2018, 1 de Marzo). Fashion and the SDGs: What role for the UN?. Conferencia de las Naciones Unidas, Ginebra, Suiza.

Suzanne Lee, [TED]. (2019, Julio). Why "biofabrication" is the next industrial revolution [Archivo de video]. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=7pMhqyteR5g







189 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page