google-site-verification=ldFPMJs5-yw4C3ux8Xv8ENWEiUVKr0YQXFz1pwdIcXE
top of page

LOS MERCADOS EMERGENTES Y EL FIN DE LA POBREZA

Nathan Cenciareli Pinheiro Turquetti

Colaborador voluntario en “Hecho por Nosotros”



Florencia, Italia


Es bien sabido que la industria de la moda se encuentra entre los mayores contaminantes del mundo. Aunque los datos son vagos, algunas cifras que se han utilizado para abogar por mejores medidas de sostenibilidad incluyen que las cadenas de suministro globales contribuyen a una quinta parte de la contaminación del agua industrial y que el sector de la confección es responsable del 2 al 10 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono global. Además de las externalidades ambientales, los costos sociales son innegables. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que el 15 por ciento de los trabajadores de la industria manufacturera y el 11 por ciento de los trabajadores de la agricultura, dos sectores que constituyen una gran parte de las cadenas de suministro de la industria de la moda, son esclavos modernos. Aun así, estas cifras no tienen en cuenta a los trabajadores que no necesariamente viven en condiciones de trabajo forzoso, sino que simplemente no reciben una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades básicas. Se sabe que las marcas exigen plazos de entrega más cortos y exigen precios más bajos a los proveedores, quienes se adhieren porque deben competir en un mercado global, y siempre son los trabajadores quienes soportan la peor parte de dicho sistema. La mayor parte de la fabricación y el abastecimiento de materias primas de la industria de la moda se produce en países en desarrollo, o mercados emergentes, por lo que se deduce que los incidentes de trabajo forzoso y explotación de los trabajadores son más frecuentes en estos países, generalmente en Asia y África.


Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), un mercado emergente se define como aquel que tiene algunas características de las naciones desarrolladas, como un alto ingreso per cápita, una mayor integración a los mercados globales de capital y tiene un número diversificado de bienes de exportación. Sin embargo, como estas naciones no están completamente desarrolladas, en muchos casos no logran proporcionar una base social sólida. En los últimos años, países como Etiopía, China, Indonesia, Vietnam, Bangladesh, India y Filipinas han experimentado un rápido crecimiento económico y un acelerado proceso de industrialización que ofrece a los inversores mayores retornos monetarios en comparación con los países desarrollados. Esto podría deberse en parte al alto riesgo debido a la inestabilidad e incertidumbre política, social o económica.


Uno de esos casos de estudio es el de Indonesia, la cuarta población más grande del mundo y hogar de una gran cantidad de fábricas que sirven al sector de la confección debido a su mano de obra barata y su ubicación estratégica en el sudeste asiático. En comparación con mercados similares, Indonesia es el país que más atención ha prestado a la circularidad, teóricamente con un enorme potencial para convertirse en una potencia económica verdaderamente sostenible. El continuo crecimiento demográfico y económico son algunos de los principales factores que impulsan a Indonesia a volverse más verde, así como la susceptibilidad de esta región a experimentar algunos de los peores efectos del cambio climático. Un estudio de la Fundación Ellen MacArthur identificó varios sectores de nicho en los que Indonesia prosperaría: textiles, construcción, equipos electrónicos y eléctricos y alimentos y bebidas. Estos sectores combinados son responsables de más de 43 millones de puestos de trabajo y representan casi un tercio del PBI total de la nación, lo que significa que la adaptación de las estrategias de circularidad podría tener un impacto drástico en la calidad de vida futura de Indonesia, apoyando un ambiente más saludable. A pesar de estas predicciones y llamados a la acción para el futuro de Indonesia, el país, como muchas otras economías emergentes, no logra tener un buen nivel de vida y muchos indonesios sufren adversidades sociales, a saber, pobreza provocada por la desigualdad de ingresos.


Según el Banco Mundial, la pobreza se caracteriza por no tener suficiente dinero para satisfacer las necesidades básicas de uno mismo, es decir, no tener suficiente para alimentos o ropa, carecer de vivienda o transporte y acceso a atención médica, agua potable o educación básica. Según las Naciones Unidas, 300 millones de trabajadores vivían por debajo del umbral de pobreza de 1,25 dólares al día en 2015. Cuando se desglosa, la mayoría de este grupo está compuesto por mujeres en mercados emergentes de África, Asia y América Latina. Hay una serie de causas para la perpetuación de la pobreza, incluida la falta de apoyo del gobierno, la explotación de los trabajadores, el cambio climático, los abusos de los derechos humanos, la escasez de recursos naturales o inversiones, la infraestructura pública y privada deficiente, la falta de un sistema educativo y de salud sólido, hambre y poco o ningún acceso a electricidad o agua. Las naciones del mundo padecen estas circunstancias y, en ocasiones, las padecen todas resultando en subdesarrollo y, en consecuencia, pobreza. La desigualdad de género y el trabajo infantil alimentan la pobreza global ya que crean una barrera para que los ciudadanos de los países progresen y mejoren su calidad de vida. En muchas naciones en desarrollo, los niños están sujetos al trabajo manual debido a la falta de incentivos para estudiar, eso se debe a que sus familias deben depender de los ingresos de sus hijos. La OIT estima que 152 millones de niños en todo el mundo son víctimas del trabajo infantil y según UNICEF, aproximadamente 356 millones de niños sufren pobreza extrema. Aunque la ONU estima que la cantidad de personas que viven en la pobreza en todo el mundo se ha reducido del 36 % en 1990 al 10 % en 2015, aún queda mucho por hacer para lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible número uno: poner fin a la pobreza para el 2030.


18 visualizaciones0 comentarios
bottom of page