google-site-verification=ldFPMJs5-yw4C3ux8Xv8ENWEiUVKr0YQXFz1pwdIcXE
 

Consumo consciente: ventajas del modelo de moda circular




Una forma de ayudar al medio ambiente es a través de la conciencia. Conocer el lugar que habitamos y conocernos a nosotros mismos implica un trabajo de reflexión profunda que permite saber a ciencia cierta qué necesitamos y qué no.


Consumir cualquier producto de forma consciente nos invita a cuestionarnos sobre qué hay detrás de su elaboración, conocer cómo fue el proceso, saber de dónde viene, quién confeccionó una prenda y bajo qué condiciones; es despertar en cada uno esa mirada crítica que permite consumir de forma sustentable.


Para Adriana Marina, fundadora de animaná y Hecho x Nosotros, “la moda habla mucho de sustentabilidad, pero está muy lejos de ser sustentable”, y hay mucha razón en lo que dice, teniendo en cuenta que, en numerosos casos, compramos prendas que solo usamos una vez, tiramos ropa que está en buen estado, guardamos vestidos o blusas que ya no están en tendencia, y


la lista se hace larga si nos empeñamos en nombrar aquello que estamos haciendo mal.


Hoy más que nunca nuestras prácticas de consumo juegan un papel clave en una industria sostenible y, mucho más si, a través de una mirada interna, encontramos nuestro propio estilo. Esto permite cuestionarnos si es necesario seguir tendencias o simplificar nuestro armario con prendas básicas de buena calidad, recreando conjuntos que nos hayan gustado con prendas que ya tenemos. Es preferir la calidad a la cantidad.


Otra forma de consumir conscientemente es entender que la tasa de uso de cada prenda es cada vez menor, por lo tanto, la idea es alargar la vida útil de los productos. ¿Y cómo podemos hacerlo? Empezar por donar ropa en lugar de tirarla o intercambiarla con amigos, comprar menos o en tiendas de segunda mano, alquilar prendas y accesorios para eventos especiales y lavar la ropa con menor frecuencia, usando detergentes no agresivos y siguiendo las instrucciones de las etiquetas para preservar su calidad.




Con estas acciones, no sólo se generan beneficios ambientales y culturales, como lo mencionó Adriana Marina en el webinar sobre consumo consciente en el marco de Fashion Revolution Week, sino que, a través del cambio de mentalidad tanto de diseñadores como de consumidores, se logra un gran impacto social, teniendo como aliada a la tecnología.



111 visualizaciones0 comentarios