google-site-verification=ldFPMJs5-yw4C3ux8Xv8ENWEiUVKr0YQXFz1pwdIcXE
top of page

El bienestar de las personas trabajadoras en la industria de la moda

Por Eva Sirch


La industria de la moda ha desempeñado un papel crucial en la creación de empleo en algunos de los países más pobres del mundo, pero no ha logrado mejorar de manera significativa la vida de las personas trabajadoras. En cambio, el sistema ha facilitado activamente las cadenas de suministro globales que fomentan la explotación laboral, y atrapa a la mayoría de las personas trabajadoras de la industria textil en una pobreza persistente. A nivel global, estas personas (de las cuales cerca del 80% son mujeres) tienen salarios muy bajos y enfrentan altos niveles de tensión debido a la inestabilidad laboral y a las condiciones inseguras e insalubres, al acoso, la violencia, la discriminación y a otros abusos de los derechos humanos que sufren en sus lugares de trabajo, como la prohibición de afiliarse a sindicatos y convenios colectivos.


Las marcas de ropa en los países desarrollados han construido su modelo de negocio, altamente provechoso, basándose en salarios bajos y leyes laborales y medioambientales poco desarrolladas y sin aplicación. El desarrollo regulatorio está aumentando a nivel global, lo que genera presión sobre las compañías textiles a mejorar su actuación en materia de derechos humanos en toda su cadena de suministro. Sin embargo, el bienestar de las personas trabajadoras de la industria textil solo puede realmente mejorar si se abordan las causas primarias de la explotación laboral y se establecen prácticas responsables.


El bienestar de las personas trabajadoras está relacionado e influenciado por diferentes factores económicos y sociales. Los salarios juegan un papel crucial en el bienestar general, ya que garantizan la estabilidad financiera tanto para la persona trabajadora como para su familia. Los expertos y las ONG consideran que el pago de salarios dignos es una herramienta fundamental para sacar a las personas de la pobreza. Por lo tanto, los salarios dignos deben cubrir necesidades como, por ejemplo, la alimentación de la familia, el alquiler, la atención sanitaria, la ropa, el transporte, la educación, y algo de ahorro para poder llevar una vida básica decente.


Sin embargo, las personas trabajadoras de la industria textil del mundo reciben principalmente el salario mínimo legal, que es un 45% inferior al salario medio vital estimado según los cálculos de "The Industry We Want" (en español, “La industria que queremos”) y la "Wageindicator Foundation” (en español, “Fundación de indicadores salariales"). Se ha demostrado que es particularmente difícil imponer cambios reales sobre el terreno, ya que las marcas no logran traducir sus compromisos de salario digno en acciones tangibles de manera efectiva. Así, solamente el 2% de las personas trabajadoras de la industria textil a nivel global reciben un salario digno.


La incapacidad de ofrecer salarios dignos puede explicarse por el hecho de que las marcas no abordan aquellas prácticas que se encuentran directamente bajo su control y que podrían conducir a mejoras en los salarios. El bienestar económico y social está fuertemente influenciado por el modelo de negocio y las prácticas de compra de las marcas. La industria de la moda representa una cadena de valor impulsada por la demanda donde las marcas tienen un poder inmenso sobre las cadenas de suministro y, por lo tanto, sobre los precios y los plazos de entrega.


Es frecuente que los proveedores tengan que producir grandes pedidos en plazos cortos al precio ofrecido por los competidores. Estos precios son a menudo demasiado bajos ya que representan el margen objetivo de la marca y no el coste de producción real, lo que dificulta la obtención de precios justos, y aún más el cumplimiento de las normas salariales. Los precios se negocian principalmente de antemano sin tener en cuenta la inflación del mercado, la creciente presión sobre los precios y otros riesgos de la cadena de suministro, como la escasez de materiales.


Los proveedores son quienes asumen la carga financiera de los costes de la cadena de suministros y el cumplimiento de la sostenibilidad exigidos por el comprador, por ejemplo, la duplicación de la auditoría, las certificaciones y el aumento de precios. Además, las malas prácticas de compra, como pueden ser una previsión insuficiente y la consiguiente compresión de los precios o del suministro, pueden conducir a grandes ineficacias e impactar a la salud de las personas trabajadoras.


El aumento de horas extras, la alta rotación y la presión psicológica están afectando considerablemente el bienestar social. Los proveedores pueden también verse obligados a tercerizar parte de su producción a subcontratistas más baratos para poder cumplir con sus pedidos, lo que pone en riesgo sus relaciones con ellos y aumenta las violaciones de los derechos laborales.


Mientras el valor y la ganancia se distribuyan solamente en la parte superior de la cadena de suministro, resultará cuestionable que se alcancen los objetivos de sostenibilidad como mejoras en las normas de trabajo y salarios dignos. La investigación, por lo tanto, sugiere que las referencias de salarios dignos deben ser incluidas en las negociaciones de precio de antemano. Es necesario un cambio fundamental en las prácticas de compra y en el modelo del negocio para facilitar estos cambios.


En resumen, las marcas deben adoptar verdaderas alianzas que se centren en prácticas de pedidos regulares y fiables, a precios justos, y con la responsabilidad compartida para que la sostenibilidad social y ambiental permita a los proveedores invertir en capital humano, en la capacitación de las personas trabajadoras y en su comunidad local, a fin de mejorar el bienestar general.


Al mismo tiempo, el cumplimiento de las normas salariales y laborales debe verificarse de manera más transparente en toda la cadena de suministro. Se ha constatado que las iniciativas voluntarias y su confianza en las auditorías sociales son una herramienta escasa que no detecta las violaciones de los derechos laborales y humanos ni conduce a mejores prácticas laborales.


Además, las auditorías sociales no analizan la manera en que las marcas, y específicamente sus prácticas de compra, están involucradas en las irregularidades identificadas. Por lo tanto, es necesario llevar a cabo una reforma fundamental del sistema de auditoría para garantizar la identificación de las causas principales que conducen a las violaciones identificadas y la aplicación de pagos de salarios dignos.


Esto es particularmente crucial debido al aumento en la importancia sobre los derechos humanos, de lo contrario, el desarrollo legislativo no podrá permitir realmente un sistema que fomente el bienestar económico y social y el desarrollo sostenible.


LeBaron, G., Edwards, R., Hunt, T., Sempéré, C., Kyritsis, P. (2022) The Ineffectiveness of CSR: Understanding Garment Company Commitments to Living Wages in Global Supply Chains. New Political Economy, Volume 27, Issue 1, pp. 99-115. Disponible en: https://doi.org/10.1080/13563467.2021.1926954


Nguyen, H. (2021) Expectations versus reality: The well-being of female migrant workers in garment factories in Myanmar. International Labour Review, Volume160, Issue 2, pp. 219-242. Disponible en: https://doi.org/10.1111/ilr.12189


Anner, M. (2020) Squeezing workers’ rights in global supply chains: purchasing practices in the Bangladesh garment export sector in comparative perspective. Review of International Political Economy, Volume 27, Issue 2, pp. 320-347. Disponible en: https://doi.org/10.1080/09692290.2019.1625426


The Industry We Want (2022) The Industry Wage Gap. Disponible en: https://www.theindustrywewant.com/wages (último acceso: 08/04/22)


Better Buying (2022) Better Buying Partnership IndexTM Report, 2022

Partnership Quality in Global Supply Chains. Better Buying Institute: Arlington, US. Disponible en: https://betterbuying.org/download/bbpi-report-2022/?wpdmdl=1454&refresh=62496fb72a2541648979895


Better Buying (2022a) Better BuyingTM, Deep Dive Report. Better Buying Institute: Arlington, US. Disponible en:


Better Buying (No date) Five Principles of Responsible PurchasingTM. Disponible en: https://betterbuying.org/five-principles-of-responsible-purchasing-practice/ (último acceso: 08/04/22)


Wilde- Ramsing, J., Vanpeperstraete, B., Hachfeld, D. (2022) Legislation Human Rights Due Diligence: Respecting Rights or Ticking Boxes?, Clean Clothes Campaign, ECCHR, Public Eye and SOMO: Amsterdam. Disponible en: https://cleanclothes.org/file-repository/2022_publiceye_respecting-rights_report.pdf


Transparentem (2021) Hidden Harm: Audit Deception in Apparel

Supply Chains and the Urgent Case for Reform. Transparentem: Brooklyn, NY. Disponible en:



47 visualizaciones0 comentarios
bottom of page